martes, 3 de febrero de 2009

MUDARRA Y LA CAPITALIDAD CULTURAL, O DEL ACEITE Y EL VINAGRE.

¡¡ YA ERA HORA !!

Tenía un post preparado para contestar a las palabras de la ya ex-delegada sobre la excavación de la Avda. de Libia, pero las noticias han hecho que lo cambie por éste. Siento la anterior expresión de alivio, pero no puedo por menos que congratularme de que, por fin, aquellos que podían, hayan tomado cartas en el asunto y hayan sustituido a Mercedes Mudarra como delegada de Cultura. La situación era ya insostenible desde hace mucho tiempo y, la verdad, sólo siento que no lo hayan hecho mucho, pero mucho antes. Podría dar montones de motivos subjetivos para justificar mis palabras, pero prefiero dar los objetivos, que no son pocos:


1. Una persona incapaz de dialogar con nadie. Confundía autoridad con autoritarismo y, con el tema de las parcelas de Medina logró ponerse en contra de su gestión incluso a los que apoyamos sin fisuras la postura de aumentar la zona BIC. Ya es difícil esto, pues lo logró. Este mismo proceder lo mantuvo con sus subordinados, impidiendo una gestión correcta de una delegación tan importante para Córdoba.


2. El abandono de sus tareas en la Delegación es conocido por todos, y los comentarios jocosos (y públicos) del personal de la Delegación sobre la necesidad de "airear el despacho" cuando venía eran vox populi. El siguiente punto da más detalles sobre esto.


3. Para los alcaldes y los concejales de cultura de los pueblos de la provincia era más fácil reunirse con el rey que con la delegada. No pocos tuvieron que volverse de la capital sin reunión y con un considerable cabreo.


4. Parecía no entender bien aquello de que era una funcionaria pública, y se negaba sistemáticamente a realizar tareas que, por su cargo, tiene encomendadas, como la presentación de libros editados por su Consejería y prologados por la Consejera... tal vez porque no se llevaba nada bien con ésta.


5. Ahondando en lo anterior, cualquier ocasión era buena para salir en la foto con su señor esposo, director del Conjunto de Medina Azahara, con el que aparecía presentando propuestas de difusión de otros organismos y sedes dependientes de su delegación.


6. Confundía lo público y lo privado: la arqueología cordobesa se limitaba a Medina Azahara –sede gestionada por su consorte- y el patrimonio cordobés a un museo en construcción.


7. Su forma de actuar (no se puede decir de trabajar) la enemistó con gran parte de la Consejería y el Ministerio del ramo... vamos, que no hizo precisamente amigos.


8. Los constructores y los arqueólogos profesionales estaban hastiados de la falta de protocolos seguros para actuar, de la arbitrariedad en las decisiones, de la falta de respeto hacia los profesionales y de la ausencia de criterio para casi todo: ahora se conserva, mañana no, pasado sólo un poco...Sólo hay que ver lo ocurrido con parte de los arrabales occidentales y orientales: mientras Medina Azahara obtenía privilegios, dinero, difusión y protección, los arrabales eran desmontados porque allí “vivía gente pobre” y no por su nivel de conservación, ya que lo excavado en Medina, en un 80%, tenía idéntica conservación… sólo que en el caso de la ciudad palatina, SE RECRECE. Curiosa justificación, esta de la pobreza de los habitantes y la humildad de los restos como motivo para destruir yacimientos, más en boca de una representante de un partido socialista.

El problema vino cuando se sabía que iban a echar a semejante persona de una Delegación tan importante para Córdoba. Consultadas ciertas fuentes más que fiables (que diría un periodista), se puede decir que en el ministerio no la querían ni ver y en la Consejería amenazaron con cesarla ipso facto con escándalo incluido si tenía la desfachatez de asomar por allí. Solución: endosársela a Rafael Blanco. ¡¡ Menudo regalito!! A este pobre le están haciendo la cama, pero desde dentro. ¿Cómo una funcionaria que no hace lo que debe, que confunde lo privado y lo público, cuyo talante provoca constantes confrontaciones entre sus subordinados y que tiene un demostrable currículo de incompetencia es considerada poco menos que como “un fichaje de invierno” para la Capitalidad? A Blanco le han quitado su mano derecha y le han colocado una carga de profundidad… Para una vez que había alguien que trabajaba, van y lo mandan al ostracismo. ¿Qué pasará ahora con todos los proyecto emprendidos y dirigidos por el Sr. Luque? Se lo diré: NADA. Se perderán, se modificarán o se irán directamente a la papelera, con el consiguiente coste para la ciudad y para su prestigio como aspirante a la Capitalidad. Que se vayan preparando… esta señora va a dar muchos días de gloria a las crónicas periodísticas.

No quiero terminar sin comentar, precisamente, esto de los periódicos. El cómo salió la noticia es una vergüenza para un periódico como el Córdoba: en lugar de informar daban por sentado lo que iba a pasar, porque lo sabían de muy buena fuente. Parecía el BOJA en lugar de un medio local. ¿Quiénes son todos esos sabios de la cultura cordobesa que avalan la gestión de esta señora? Que los nombren, que les sobrarán dedos de la mano. Y esa manera de expulsar del trabajo al Sr. Luque, cuando el periodista que daba la noticia sabía perfectamente que si este gestor municipal no firma su finiquito la Sra. Mudarra se va a su casa. De hecho, todavía no se sabe si firmará o no. Imagino lo que pasará, porque Luque es hombre de partido, y lo hará bien allí donde lo pongan, entre otras cosas porque trabaja. ¿Qué forma es esa de dar la noticia, moviendo sillas desde una tribuna pública? Otra muesca más en la bochornosa carrera de este periódico.

Sólo le deseo al Sr. Dobladez la mayor suerte del mundo, porque Córdoba necesita una Delegación de Cultura activa y fuerte. La prueba de que es competente es el gigantesco rebote que se han pillado en el IAJ cuando se sabía que se iba. Espero que tenga una mejor predisposición hacia la Arqueología y el Patrimonio que su antecesora. Y que sepa aunar esfuerzos, porque tendrá que trabajar mucho, vamos, el doble, por la Delegación y por la Capitalidad, porque a quién quieren poner no hará nada.

6 comentarios:

Serrana dijo...

La cultura cordobesa será la mártir de Andalucía, pero al menos nuestro sacrificio -incluido el de David Luque- salvará la cultura de las otras provincias andaluzas al no haber puesto a esta señora en un cargo superior de la Consejeria. Imaginad que hubiera pasado si de ella dependiese los museos, los yacimientos arqueológicos, o los progamas culturales de la Junta.
Uffff, que alivio !

Jerónimo Sánchez dijo...

Cierto Serrana. Este es un nuevo capítulo de los "mártires voluntarios" cordobeses... aunque no debería ser así, no podemos permitirnos que sea así.

Anónimo dijo...

Cierta persona me comentaba hace tiempo que, en política, los altos cargos están obligados a buscar subordinados (el presidente, consejeros; los consejeros, delegados... y así sucesivamente) que sean más tontos que ellos, para intentar que no se note tanto su incompetencia. Y parece que esto es exactamente así, porque sólo de esta forma podemos entender lo rápido que se busca puesto para Mudarra y lo difícil que les resulta mantener a Luque. Sólo espero que se hayan equivocado con Dobladez, y tengamos un buen delegado de cultura. Y deseo la mejor de las suertes a David Luque, que lo volverá a hacer bien allá donde vaya, aunque sea de "fontanero".

Jerónimo Sánchez dijo...

Efectivamente, anónimo, la cosa parece ir así, en una especie de meritocrácia a la inversa. A los que somos gobernados sólo nos queda la palabra y la protesta, tan poco de moda en esta sociedad supuestamente "democráctica", donde se ve con total normalidad contar todas la intimidades personales habidas y por haber (si es con video de por medio mejor) pero dónde tanto pudor y miedo da hablar de los gobernantes y de su forma de proceder. Se ve que algunos no se han enterado todavía que Franco se murió... y que otros hacen muy, pero que muy poco por enterrarlo definitivamente.

Anónimo dijo...

Me encantaría poder leer lo que tenía preparado para esta señora por el yacimiento de la Avenida de Libia...

Raquel Morrison dijo...

Muy buena entrada Jeronimo, ha sido muy reveladora y lo de David Luque una cacicada.