domingo, 15 de febrero de 2009

ASÍ NO VAMOS A NINGÚN SITIO.

HOY, en su edición digital, el Diario Córdoba se hace eco de la penúltima (no será la última, seguro) destrucción de un importante yacimiento arqueológico cercano a Posadas. El montaje fotográfico no deja lugar a dudas. 


Conocido desde 1988, en que lo excavara C. Márquez, se trataba de uno de los pocos yacimientos romanos que habían podido documentarse científicamente en la zona próxima a Posadas.
Así, haciendo estas cosas, no vamos a llegar a ningún sitio. Algunos salvajes identificarán esto con el progreso. Pero, ¿con el progreso de quién? ¿de algunas empresas? Las pérdidas para la ciudadanía, sin embargo, son enormes: se han perdido muchos jornales que podían haberse empleado en reexcavar y restaurar el yacimiento; se ha perdido la oportunidad de crear empleo entre los licenciados malenos que podían haber actuado como técnicos; se ha perdido la posibilidad de crear un parque arqueológico para disfrute de la población; se ha perdido la posibilidad de crear un aula abierta para la enseñanza de la Historia, de la Economía... de los chavales de Posadas. En fin, seguro que a algunos le compensa, pero a la mayoría NO. 
En fin, pero todo tiene un lado positivo. En este caso dos. El primero es que, por fin, el Diario Córdoba se hace eco de una destrucción de un yacimiento. Ya es algo y remito al periodista mi enhorabuena por la proeza de meter esta noticia en el periódico. 
La segunda, todavía más positiva, es que el inspector arqueológico, D. Alejandro Ibáñez, por fin se decide a denunciar estas cosas, cambiando sustancialmente su anterior criterio. Esto si que es una novedad agradable, e inesperada me permito añadir. Hace 5 años se empeñó en que no había que conservar la basílica de Coracho aduciendo que era "la parte muy arrasada de una villa", cuando los restos eran muy parecidos, en cuanto a nivel de conservación, a los que hoy se esfuerza en conservar. Además, hace un par de años remití una carta a Cultura denunciando el aterrazamiento para cultivo, y consiguiente destrucción parcial, del yacimiento de Cerro de la Almanzora (Luque), con fotografías incluidas, a lo que este señor me contestó que "me había equivocado de sitio" y que "allí no había pasado nada" porque él había ido a inspeccionar la zona. Seguro que, el pobre, se había despistado un poco con tanto cerro que hay por allí. Pero vamos, lo importante es que se ha enmendado y vuelve a la carga como defensor de los yacimientos. Espero que no sea una fiebre pasajera o el fruto de tirones de oreja. 

Moraleja: el que no se consuela es porque no quiere. 

14 comentarios:

casandra dijo...

El problema jeronimo es que ya se llega tarde a todo. décadas de expansión como las que hemos conocido y que han arrasado el patrimonio, no es probable que vuelvan en unos pocos de lustros. El daño está hecho ya sin mucho remedio.

Pinchito dijo...

Alguien debería igualmente remover qué ocurrió durante las excavaciones previas a la construcción del primer gran centro comercial de esta ciudad.

Digo excavaciones, no catas arqueológicas, que por aquel entonces aún no estaban de moda.

Puerta de Osario dijo...

A lo mejor de algunos yacimientos, como dice Pincho, no quedan papeles: sólo el nombre de un centro comercial. A saber.

Jerónimo, ¿se llegó a proponer para ese yacimiento alguna identificación, de entre los muchos nombres de asentamientos que deben quedar por ubicar?

Jerónimo Sánchez dijo...

A pesar de todo el daño hecho, todavía hay enormes extensiones de yacimientos arqueológicos que no se han tocado y, aunque ya es tarde para muchos lugares, hay que velar porque estas cosas no ocurran.

Y en cuanto a los centros comerciales, no hay que mirar sólo al pasado. El futuro más cercano, la construcción de un gran centro comercial en Turruñuelos, puede ser una catástrofe para el Patrimonio de Córdoba.

Respondiendo a la pregunta de PUERTA, no tengo ni idea. Pero los restos indican que, más que una ciudad, se trataría de una villa aislada, de las que hay tantas en la zona dedicadas a la explotación agrícola. Debes tener en cuenta que toda esta zona fue un gigantesco granero para Roma, que también obtenía ingentes cantidades de aceite. Sólo tenéis que recordar el monte Testaccio.

Jerónimo Sánchez dijo...

A pesar de todo el daño hecho, todavía hay enormes extensiones de yacimientos arqueológicos que no se han tocado y, aunque ya es tarde para muchos lugares, hay que velar porque estas cosas no ocurran.

Y en cuanto a los centros comerciales, no hay que mirar sólo al pasado. El futuro más cercano, la construcción de un gran centro comercial en Turruñuelos, puede ser una catástrofe para el Patrimonio de Córdoba.

Respondiendo a la pregunta de PUERTA, no tengo ni idea. Pero los restos indican que, más que una ciudad, se trataría de una villa aislada, de las que hay tantas en la zona dedicadas a la explotación agrícola. Debes tener en cuenta que toda esta zona fue un gigantesco granero para Roma, que también obtenía ingentes cantidades de aceite. Sólo tenéis que recordar el monte Testaccio.

Rafael Jiménez dijo...

Con respecto a Galerías Preciados (que me parece es el centro comercial a que se refieren algunos de los comentaristas) solo decir que el interés de Ana María Vicent, a la sazón directora del Museo Arqueológico de Córdoba, impidió con tesón al menos la desaparición de muchos de los elementos encontrados.

Respecto a Turruñuelos ya escribí en mi blog sobre el tema: creo que hay mandanga y hay que seguir muy alerta.

Y para el tema de Posadas lo único que ya puedo hacer, y hago, es rasgarme las vestiduras, verter cenizas en mi cabellos y gritar: !Vaya país!" o Comunidad Autónoma, o Provincia. O lo que sea....

Hartón de ineptos!!!

Jerónimo Sánchez dijo...

Lo suscribo, Rafa, lo del hartón. Pero vayamos por temas:

1. Respecto a Galerías, no hay que olvidar que también la pesadez y los influyentes contactos de Vicent le permitían, cuando no había leyes al respecto, entrar en algunas obras como Pedro por su casa. Recuerdo que también recuperó muchas piezas del vaciado del solar del pasaje Preciados, justo frente a Cajasur. De allí, cuentan algunos albañiles, se sacó de todo.

2. Otro centro comercial que se olvida con frecuencia es el actual Carrefour Zahira, junto con las carreteras y rotondas que lo circundan, donde se cepillaron un arrabal (vamos, el mismo que el de Avda. de Libia) una villa romana con necrópolis incluida (la llamada Choza del Cojo) y varias estructuras funerarias dispersas.

3. Lo de Turruñuelos hay que tenerlo muy, pero que muy presente, porque a poco que nos descuidemos ocurre lo mismo que en Posadas.

4. Y sí, hay que gritar. Porque denunciar estas cosas es muy costoso y, generalmente, no lleva a ninguna parte. Sólo la presión ciudadana puede hacer algo de forma inmediata.

5. Otra pregunta es: ¿por qué algunos se interesan, de golpe, por los yacimientos destruidos? es más, ¿por qué no han actuado antes? En fin, creo que todos sabemos las respuestas.

Raquel Morrison dijo...

He leido una entrevista muy interesante que te hacian Jeronimo en el semanario La Calle, enhorabuena.

Jerónimo Sánchez dijo...

Gracias Raquel... la verdad es que todo el mérito es de la periodista, que hacía preguntas de verdad, no como en otros medios. Yo sólo me he limitado a decir lo que vengo diciendo aquí desde que empecé el blog.
Gracias otra vez.

Anónimo dijo...

Al comentario de Jerónimo del 17 de febrero de las 22:09, sobre el punto 5.
¿como sabe Usted que sólo se interesaron por el yacimiento una vez destruido?
Para su información este yacimiento estaba siendo seguido por varios ciudadanos de Posadas ya que la obra de la variante pasa a pocos metros. El proyecto de obra contemplaba la protección del lugar e incluso se varió la obra por la existencia del mismo. El problema es que los ciudadanos también tenemos otras labores y obligaciones que atender a parte de estar todo el día plantados ante los ciento y muchos yacimientos arqueológicos que existen en Posadas. También comemos y dormimos y justo en estos momentos fue cuando un inconsciente destruyó este yacimiento para ahorrarse dinero en la compra de zaorra.
El Ayuntamiento tenía conocimiento de su existencia pero no cuenta con personal ni dinero para hacerse cargo de todos los elementos patrimoniales a proteger que en Posadas superan los 200.
Quizá debería criticar un poco la nueva Ley de Patrimonio Andaluz que, a pesar de ser una de las más completas del territorio español, exige a los ayuntamientos colaboración pero no obliga a la Administración Autonómica a presupuestar partida destinada a la contratación de personal y enviarlo a cada municipio.

Anónimo dijo...

Por cierto, creo que está haciendo una importante labor con este blog. Gracias por la información y salvo el punto 5 estoy de acuerdo con todo.

Jerónimo Sánchez dijo...

En respuesta a Anónimo:
ante todo, gracias por dejar un comentario en el post y gracias por sus ánimos. Pero me he dado cuenta casi de milagro, porque era una noticia antigua. En otra ocasión, pon un comentario en la última entrada, aunque remita a otra por favor, de lo contrario no sé si podré darme cuenta de que alguien escribe algo... Y siempre me gusta contestar si son aclaraciones como la tuya, bienintencionada.
En cuanto a la "queja", la admito a medias. Verás, el punto 5 va dedicado, irónicamente, al inspector arqueológico Alejandro Ibáñez que, de repente, se interesa por yacimientos, cuando la mayoría de ellos le importan una mierda (no siento el vocabulario porque es eso exactamente lo que le importan).
Si en algún momento se ha podido deducir del texto que a la gente de Posada no le interesa, lo siento, no era mi intención. Ya te digo que iba destinado a cierto individuo y, bueno, aquellas personas de Córdoba que conocen mi blog y al personaje éste en cuestión no les pareció extraña la ironía.
En cuanto a la Ley de Patrimonio... bueno, más leyes sin carga presupuestaria. Pero la realmente divertida es la de Museos... esa no tiene desperdicio.
En fin, lo dicho, siento las confusiones y comprendo la frustración de aquellos que no tenemos recursos para ir denunciando todo esto (que por cierto, es irrecuperable) ante los tribunales.
Saludos y gracias otra vez.

Anónimo dijo...

Gracias por la aclaración. Era un tanto frustrante creer que se refería a los malenos, además de perder un yacimiento después de estar meses detrás de él por las obras que nos den un repaso desde un blog especializado.
Creo que es Usted, si no meto la pata, especialista en tardoantigüedad, visigodo o tiene escrito algo en este sentido. Si no le importa me gustaría poder enviarle algunas fotos de elementos decorativos encontrados en el caso urbano de Posadas que serían "rosetas visigodas". Siento decirle que no soy especialista en este período concreto y no puedo identificarselos bien pero lo dicho, si podemos contactar de alguna forma para enviarle por mail las fotos realizadas y que me diga si llevo razón en el periodo.
Gracias y decirle que Posadas es uno de esos municipios que comenta en su entrevista que tiene tanto y tan poco documentado en Delegación.
Por cierto, también conozco personalmente "al punto 5 discutido" y ya ha dejado muestras del talento que le asignan los profesionales de nuestro campo.

Un saludo

Jerónimo Sánchez dijo...

Para Anónimo de Posadas:

mi correo aparece si picas en el perfil. Y, por supuesto, estaré encantado de poder echarte una mano en lo poco que sé de un mundo tan complicado como ese. Además, personalmente me interesa mucho, porque estaba trabajando en la zona de Almodóvar y Palma del Río (va a salir una publicación muy pronto sobre esto). Espero tu correo.